logo

Responsabilidad ambiental en la educación y su importancia

Responsabilidad ambiental en la educación - Niños sembrando Ecuador

En un mundo acontecido por el cambio climático, la contaminación, el desgaste de la capa de ozono, derrames de petróleo y decenas de otros problemas ambientales, se vuelve necesario que escuelas y colegios eduquen a las nuevas generaciones sobre la responsabilidad ambiental en la educación para que desarrollen relaciones de respeto y protección entre el hombre y la naturaleza.

A partir de los años 60 se empezó a hablar de la educación ambiental; sin embargo, ésta tomó mucha más fuerza, a partir de los años 70, cuando ya había una preocupación general por las graves condiciones ambientales, quema de combustibles fósiles, deforestación a gran escala y el efecto invernadero, los cuales la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y los Gobiernos han intentado contrarrestar con la creación de una normativa.

No obstante, para los procesos de cambio es necesaria la formación educativa que, a través de conocimientos teóricos, prácticos y valores, fomentan el desarrollo de nuevas relaciones entre estudiantes y profesores, sus centros de estudio y las comunidades cercanas o en las que se desenvuelven.

Uno de los sitios donde se vive esta interrelación es en el Liceo Campoverde, donde los alumnos tratan con moradores de la parroquia vecina de Nayón – conocidos por sus habilidades en cultivos- para asesorarlos en la siembra de plantas y árboles.

Como parte del Programa de Conservación Estudiantil, grandes y pequeños trasplantan especies endémicas de la zona en áreas destinadas por el colegio para este fin. Cada año un grado es designado guardián de los árboles y se hacen responsables por ellos. También hacen visitas para aprender sobre la conservación de suelos y agua, como a la Reserva Jatun Sacha, donde reforestan el bosque húmedo tropical, a Los Cedros o a la Hesperia.

“Las experiencias se trasladan al colegio y se utilizan en la plantación. Hay una cultura de conservación de la naturaleza”, comenta la Directora Académica de la institución, Carmen Andrade. Así la responsabilidad ambiental en la educación no solo se imparte sino que se vive con acciones para lo que luego será un estilo de vida de las actuales generaciones.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *