logo

Los colegios, espacios seguros.

clases presenciales en Quito

Desde el comienzo de la pandemia en marzo de 2020, hemos enfrentado muchos desafíos. Tuvimos que cambiar rápidamente una serie de costumbres y se impuso el distanciamiento social como una necesidad. Como resultado, el medio digital se ha vuelto aún más presente en la vida de todos, inclusive en nuestros niños y jóvenes.

Con el Covid-19 se produjo el cierre de los espacios físicos, las clases presenciales en Quito fueron sustituidas por clases virtuales. En consecuencia, se realizó la adopción de un conjunto diferenciado de prácticas pedagógicas para la enseñanza a distancia. 

Según un monitoreo global de la Unesco, 4.5 millones de estudiantes en Ecuador han perdido casi todo el tiempo de instrucción en el aula desde marzo de 2020 a febrero de 2021. Es decir, somos el 4to. país de la región con mayor índice de clases perdidas, con un total de 169 días en que las escuelas cerraron en su totalidad.  

Las desventajas de las clases virtuales

Además de los impactos negativos de la privación prolongada de clases, como daños en la salud mental de los estudiantes y dificultades para asegurar el aprendizaje, la tecnología, como herramienta fundamental para el estudio, desencadenó en muchos una situación de inestabilidad. Con agotamiento, irritación e ineficacia, especialmente en los niños.

Muchos niños y jóvenes comenzaron a tener dificultades para concentrarse y comprender, lo que dificulta el aprendizaje.

La mayoría de nuestros niños vivieron la falta de amigos y rutina escolar. No podemos olvidar que la etapa escolar es fundamental, no solo en términos de educación, sino que también involucra la formación de la personalidad y la consolidación de amistades que pueden durar toda la vida. 

La interrupción repentina de esta rutina escolar, y por tanto tiempo, trajo tristeza, desánimo y añoranza. Es un hecho que la privación de estas experiencias trae daños sociales y psicológicos a nuestros niños.

El desarrollo integral de nuestros hijos con una educación presencial

Durante el periodo de confinamiento y al no saber cuándo se podrían iniciar las clases presenciales, el equipo de Liceo Campoverde desarrolló muchas soluciones creativas. Todo ello pensado para que la enseñanza a distancia no ocasionara dificultades en el proceso de formación de nuestros alumnos.

Pero hay que resaltar que, para Liceo Campoverde, uno de los mejores colegios de Quito, el entorno siempre ha sido una parte fundamental del aprendizaje, especialmente en la educación infantil.

Somos conscientes de que, durante este importante período del desarrollo humano, muchos descubrimientos son estimulados por los espacios. Y también por diferentes materiales y objetos, que ayudan a los niños y jóvenes a investigar y ejercitar sus formas de ser, estar y pensar el mundo.

Sin embargo, la falta de contacto cara a cara restringió el intercambio de experiencias, que son fundamentales en la vida escolar y personal.

Durante el cierre de los colegios en Quito, nuestros niños se vieron afectados en muchos sentidos, como ya lo mencionamos.

Además de la mayor dependencia de los adultos para poder participar en actividades a distancia, los pequeños se vieron privados de muchas de las dinámicas que formaban parte de sus rutinas escolares.

Para nuestros niños y adolescentes la convivencia, el intercambio y el compartir experiencias son esenciales para su desarrollo individual y colectivo.

Incluso los conflictos generados por la convivencia y los impasses cotidianos, como las discrepancias y los pequeños desacuerdos con los compañeros, son detonantes para el aprendizaje. La propia necesidad de construir soluciones a estos conflictos adquiere otros contornos cuando los niños están entre iguales.

Además, estar en diferentes ambientes potencia la diversidad de elementos a explorar a través del tacto, el olfato, el gusto, el oído y la vista.

La vuelta a las clases presenciales: importante y necesaria.

Todos debemos abogar porque el año 2022 ya no sea de aprendizaje interrumpido para nuestros hijos. Debemos velar porque la educación de los niños sea una prioridad al igual que su seguridad.

Priorizar la reapertura segura de las escuelas y garantizar el derecho de los niños y adolescentes a la educación son acciones esenciales.

Si bien es cierto que muchos padres, por el temor al Covid-19, no están matriculando a sus hijos porque quieren esperar para mayor seguridad, es importante que tomen en cuenta no solo su salud física, también su salud mental.

El regreso a las clases presenciales en Quito, es vital para nuestros hijos quienes ya han sido fuertemente afectados por el largo período de cierre de las escuelas.

Debemos estar conscientes que vivimos una nueva realidad y tenemos que adaptarnos a ella. Especialistas coinciden en que es necesario retomar la vida cotidiana para mitigar el daño pedagógico, social y emocional que trae consigo el cierre de las escuelas.

Vuelta a clases

Liceo Campoverde: una opción segura para tus hijos

 

El Liceo Campoverde consciente de la nueva realidad que vivimos a raíz del Covid-19, ha realizado una serie de cambios para garantizar la seguridad física y emocional de todos sus alumnos.

Además de cambios estructurales, se ejecutó con gran responsabilidad el establecimiento de los protocolos de bioseguridad.

Puedes tener la certeza de que todos los profesionales que trabajan en el Liceo Campoverde están preparados para recibir a los estudiantes con la garantía necesaria para brindarles una educación integral y segura.

Las áreas exteriores y los amplios espacios de las aulas contribuyen a la correcta ubicación de los alumnos, que pueden convivir, en número reducido, sin aglomeraciones.

Es verdad, que hoy más que nunca surgen nuevos desafíos, sin embargo, tenemos la mejor disposición para afrontarlos. Nuestra prioridad son los alumnos, su seguridad y su formación integral.

No dudes en conocer todo lo que el Liceo Campoverde tiene para ofrecer. Agenda tu visita y forma parte de nuestra comunidad escolar. ¡Te esperamos!

Los comentarios están cerrados.