logo

La importancia de aprender rodeados de naturaleza

 

¿Sabías que los niños entre 4 y 12 años pasan el 76% de su tiempo sentados y acostados?

Sí, es una cifra preocupante, puesto que el movimiento es fundamental para desarrollar la psicomotricidad, esto incluye los sentidos, la inteligencia espacial y el desarrollo físico. 

Que ellos pasen tiempo al aire libre y rodeados de la naturaleza, es sumamente necesario, no sólo para su movimiento y actividad física, sino también para la interacción con otras personas. Esto se debe a que en espacios abiertos hay más probabilidades de entablar una conversación y conectar, que cuando nos encontramos en un lugar cerrado o en un patio de cemento. 

Disponer de tiempo de calidad con tus hijos en lugares abiertos, les beneficiará mucho para su inteligencia emocional y social, incluso ayuda a reducir conflictos

Aplicando este mismo principio al área educativa, encontramos que los niños que tienen la posibilidad realizar actividades tanto al interior como el exterior del aula, pueden activar su aprendizaje o conocimiento a través de sus sentidos y emociones, desde ahí con la guía de sus profesoras, se les introduce a un concepto o una idea. 

Esta es una de las ventajas que tenemos tanto en el colegio como en Campito, la guardería bilingüe de Liceo Campo Verde. Parte de nuestra infraestructura y metodología son las aulas abiertas, es decir cada aula de nuestro pre escolar cuenta con un patio privado como una extensión del área de estudio. Es muy práctica para tener más momentos al aire libre, juegos y experimentos. 

Nuestros niños de Campito, pasan gran parte de su tiempo visitando la granja, el huerto, la cascada y el arenero. Aprendiendo a través de sus sentidos la siembra y cosecha de los alimentos, compartiendo con los animales y alimentándolos, activando sus sentidos del tacto en el arenero e incluso “pescando” en la cascada.

La inteligencia naturalista, una de las inteligencias múltiples que propone Gardner, es considerada como la más influyente en el ser humano a nivel evolutivo, pues determina la supervivencia en el entorno natural y la capacidad de adaptación en su hábitat. 

Lógicamente se desarrolla en contacto con la naturaleza, donde experimentamos sorpresa, admiración y fascinación, mientras generamos conciencia, sensibilidad y preocupación sobre el medio ambiente. 

Bríndales a tus hijos la oportunidad de desarrollar más destrezas que la cognitiva, con una educación personalizada e innovadora, que busca el desarrollo integral de seres humanos. Conoce más sobre nuestra oferta académica aquí.

Los comentarios están cerrados.