logo

5 beneficios de niños en contacto con la naturaleza

Responsabilidad ambiental en la educación - Niños sembrando Ecuador

Estudios científicos y pedagógicos han comprobado que los niños que viven o estudian en interrelación con la naturaleza sufren de menos enfermedades, de problemas psicológicos, tienen un mejor desarrollo cognitivo y mejores destrezas interpersonales.

Hoy en día se ha hecho común escuchar que los niños padecen de estrés, ansiedad, déficit de atención, fatiga, entre otros, por desenvolverse en ambientes citadinos y rutinarios. Es así que hace poco más de una década nace el término «trastorno por déficit de naturaleza», presentado por el autor Richard Louv, en su libro El último niño de los bosques (Last child in the woods).

A partir de esta publicación, profesionales empezaron a estudiar a fondo los beneficios de los niños al desenvolverse en ambientes naturales. A continuación presentamos algunos de ellos:

1. Mejor comportamiento:

Los niños que pasan tiempo al aire libre se presentan con una actitud más calmada y un comportamiento apropiado, ya que al tener contacto con la naturaleza disminuyen sus déficits físicos, emocionales y espirituales. También aprenden a trabajar en grupo.

2. Mejor salud:

Los padres acostumbran a cuidar a sus hijos en exceso, del clima, de enfermedades o de bacterias. Sus hijos suelen pasar en el carro, centro comercial y casa, con poco acceso a áreas abiertas, por lo que al interactuar con la naturaleza el cuerpo genera más defensas y resistencia a enfermedades del entorno.

3. Más creatividad:

Al estar expuestos a un entorno silvestre se despierta el deseo de exploración y se desarrolla la destreza para la convivencia y para la resolución de problemas; además de desarrollar un mejor pensamiento crítico, debido al ejercicio de observación, y mejora la concentración y autodisciplina.

4. Mejor alimentación: 

Como parte de las visitas a la naturaleza, los niños aprenden sobre las plantas, cómo nacen, crecen, se consumen, conocen sus beneficios y se sienten más gustosos de ingerirlos. Así se evitan problemas de sobrepeso.

5. Sensibilización:

Al desenvolverse en un ambiente natural, aprendiendo sobre plantas y animales, los niños desarrollan empatía por los seres vivos y eso se traslada a la escuela o la casa en donde empiezan a valorar el trabajo de jardineros, personal de limpieza, guardias y demás oficios de ayuda y servicio.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *