logo

4 consejos para lidiar con las emociones juveniles

emociones en adolescentes

La adolescencia es una etapa de cambios físicos, psicológicos y emocionales. Se presentan constantemente la ira, la tristeza, el enojo y son detonados en momentos cotidianos.  Pedirle a los hijos que hagan una tarea del hogar o escolar, que participen de alguna actividad o analizar el permiso para salir con sus amigos pueden ser las causantes.

Los padres debemos saber responder en estas situaciones. No gritar o utilizar otras formas similares que pueden descontrolar la situación y así restarnos autoridad ante ellos.

5 consejos para sobrellevar las emociones:

  1. No gritar: Si la situación llegara a salir de control por una discusión es importante tomar una pausa y respirar para no utilizar gritos ni la fuerza porque nuestros hijos se alejarán aún más. Además perderemos autoridad si nos ven vulnerables. Es necesario mantener la conversación en forma de diálogo.
  2. Razonar: Si se dan situaciones complejas por los cambios en nuestros hijos, debemos ofrecerles ayuda para que entiendan que no somos enemigos y que todos estos problemas emocionales tienen una solución que tal vez no la ven.
  3. Sin castigos exagerados: Mientras estamos en una discusión con nuestros hijos podemos perder la paciencia e instaurar un castigo severo o a largo plazo, por lo que es mejor que tomemos una decisión de ese tipo al estar más tranquilos. Debemos invitarlos a reflexionar sobre por qué se llegó a esa situación.
  4. Guiar pero no dirigir: En esta etapa de cambios nuestros hijos pueden tener mucha confusión para tomar decisiones, establecer un estilo, desarrollar su personalidad, entre otros, por lo que es necesario que podamos enseñarles a manejar sus emociones fuertes, como la ira, con respeto y auto control, para que puedan desenvolverse de forma más armoniosa y no los tratemos de una forma en la que queremos exigirles que sean o actúen de tal o cual forma. Así se mantendrá respeto mútuo.
  5. Comunicación abierta: En esta etapa de cambios suele ser común que se retraigan y no sepan qué están sintiendo. Por lo que es importante que podamos preguntarles cómo se sienten sin que suene intrusivo. Por ejemplo, en lugar de preguntar “¿Qué te pasa?”, puede ser mejor decir “Siento que estás triste, ¿es por algo en especial?”. También es importante tratar sobre temas que suelen despertar interés durante la adolescencia.

Estar alertas

Durante la adolescencia también es necesario trabajar en buenas prácticas y habilidades sociales desde las aulas. Así se generará un ambiente en el que haya intercambios personales genuinos, para unir al grupo.

Es importante que los padres sepamos que estas emociones son propias de la edad, pero debemos estar alertas. Busquemos ayuda profesional si identificamos que nuestros hijos tienen actitudes depresivas o agresivas.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *